Estamos de elecciones | Jean-Luc Mélenchon

Y terminamos nuestra ronda de entradas dedicadas a las Elecciones Presidenciales Francesas con Jean-Luc Mélenchon y su France Insoumise.

Una izquierda que no canaliza el malestar de época. En Francia la idea de izquierda es prisionera de una identidad que le otorga un estatus, un prestigio relativo, pero la frustra en su capacidad para reinventarse y reconectar con la gente. La izquierda tiene sus programas favoritos de radio, sus manifestaciones culturales, sus debates públicos recurrentes donde se reafirman las identidades, incluso sus ciclos de contestación y de lucha en los que la izquierda deja de ser por un rato “gauche caviar” o “gauche divine” y vuelve a patear las calles y vuelve a sentirse heredera de la Revolución, del mayo, del 81. La izquierda es audible, porque la izquierda sigue siendo conciencia de este país (por ejemplo, Mélenchon es considerado por los franceses como el candidato más ético, con diferencia sobre los demás). La izquierda tiene presencia institucional –sigue habiendo alcaldías gobernadas desde hace décadas por el PCF, por los Verdes o por listas ciudadanas- y en los cuerpos intermediarios. Pero la izquierda es hoy impotente porque es difícil ser al tiempo conciencia, defender intereses corporativos en un sistema institucional inexpugnable –el sistema electoral mayoritario a doble vuelta es capital para comprender la relación entre Mélenchon y el PCF, y entre éste y el PS- y querer cambiar realmente las cosas –darle una patada al tablero, ser percibido como solución a los problemas de la gente.

Una izquierda que no aprovecha sus oportunidades. Difícil saber si la izquierda francesa quiere resistir o, en el peor de los casos –imaginemos una victoria de Marine Le Pen-, quiere sólo tener razón. Seguramente no haya habido en décadas un contexto más propicio para construir una alternativa real al PS que el de abril del 2016. Frente a la crisis de confianza (reforma del código de trabajo mediante un decreto-ley por un gobierno socialista –lo que es percibido como un puro ejercicio autocrático-, los casos de corrupción que minan la confianza en los partidos tradicionales, especialmente PS y UMP) y de representación (incapacidad de los partidos de gobierno para dar respuesta a lo que se percibe en la opinión como “problemas de los franceses”; seguidismo del amigo alemán en política europea, etc…), el movimiento Nuit Débout emerge, desbordando rápidamente al movimiento sindical, reclamando una recuperación de la política para la ciudadanía. El fantasma del paralelismo con lo que sucedió en el Estado español recorre el país, y se lanza la iniciativa de unas primarias para elegir el candidato de toda la izquierda. Difícil comprender por qué Mélenchon renunció a participar en tales primarias: “jamás con otros candidatos del partido socialista”. De haber participado, tal vez hubiera ganado él, tal vez alguna otra candidatura ciudadana que se estaba imaginando al calor de las movilizaciones, pero difícil pensar que el vencedor de tales primarias pudiera haber salido de las filas del partido socialista. El sentimiento de superioridad moral condujo a Mélenchon a un evidente fallo táctico que ahora pesa mucho.

Du Front de Gauche à la France Insoumise. Mélenchon busca autonomizarse de algunos tics y gramáticas de la izquierda tradicional. Es evidente el impacto del fenómeno Podemos en un candidato que empieza a manipular en su comunicación política nociones que eran patrimonio de la derecha (patria como la más evidente) o de la izquierda menos institucional (por ejemplo, todo su discurso en torno a lo “común”). Mélenchon busca salir de la lógica de “frente unido” y de la tutela del PCF. Pero al mismo tiempo, necesita al PCF (de quien obtiene la mayor parte de sus “apadrinamientos” para poder presentarse a las elecciones presidenciales) y es prisionero de su propia trayectoria. Su movimiento se declina en negativo (la insumisión) y es excesivamente personalista, lo que no es malo per se, pero le conduce a ser percibido como demasiado autoritario por las clases medias de izquierdas. Mélenchon es un excelente parlamentario y seguramente sería un excelente presidente – sus capacidades oratorias son evidentes; es pedagógico como podría serlo un institutor de la III República-. Su lenguaje está sin embargo muy alejado del francés hablado por las clases populares, que a veces no entienden lo que dice.

Una campaña novedosa a través de las redes sociales, con poco eco mediático. Candidato desde febrero del 2016, su programa está disponible desde octubre pasado. Ante la poca repercusión mediática de sus propuestas, Mélenchon protagonizó un doble meeting inédito el 5 de febrero pasado: en carne y hueso en Lyon, y como holograma en Aubervilliers, cerca de París. El pasado 19 de febrero, más de 100.000 visitantes únicos visionaron una emisión retransmitida en internet en la que detalló algunos elementos de su programa económico. Es además el único candidato que dispone de una cadena propia en Youtube. Sus medidas más importantes tienen que ver con la VI República y con la salida de los tratados de la Unión Europea y de la OTAN. Poco audible más allá de los círculos habituales de la izquierda, los sondeos no le habian atribuido más de un 15% de intenciones de voto (en torno al 10% desde la irrupción de Hamon). Sin embargo, si nos atenemos a la encuesta producida por Filteris Euromediations, fundamentada en el análisis de la opinión pública en las redes sociales -y que renuncia por tanto al muestreo previo y a la ulterior cocina clásicos de las encuestas tradicionales- Mélenchon podría no estar muy lejos del trío de cabeza, con en torno a un 18% de intenciones de voto, casi el doble de lo que se otorga en la misma encuesta a Benoît Hamon, y esta intencion de voto es la que parece prevalecer estas ultimas semanas, ya al borde del dia de votacion.

Anuncios
Tagged with: , , , ,
Publicado en Elecciones Francesas 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: