Estamos de elecciones | Marine Le Pen

Buenos días, como seguro que ya sabes, tanto si vives en Francia como si no es así, que estamos en plena campaña electoral.

Desde el Círculo Podemos París, hemos querido hacer un pequeño resumen de la situación y los candidatos para mantenerte informado. Lo que leerás aquí en los próximos días es un intento, por parte de algunos de nuestros compañeros, de analizar la situación de la forma más objetiva posible para que todos entendamos por dónde van los tiros, nada más, ni nada menos…

Las elecciones francesas de 2017 presentan un perfil atípico que vuelven imprevisibles sus resultados. Podríamos señalar cuatro puntos para describir la situación:

  1. La polarización de todo el discurso en torno al Front National. Todos los candidatos se posicionan en relación a Marine Le Pen, que domina el debate e impone sus temas. Se parte de la certeza de que la segunda vuelta opondrá a cualquiera de los otros candidatos (casi con toda seguridad a Macron) contra ella.
  2. La crisis de los dos partidos hasta ahora mayoritarios y su pérdida de legitimidad. El candidato Fillon, empantanado en la corrupción, divide a Les Républicains. Una parte importante del Parti Socialiste no ha admitido el resultado de las primarias y Hamon no ha conseguido el respaldo claro de su partido, desprestigiado tras los años Hollande-Valls.
  3. La incapacidad de la izquierda para presentar un candidato alternativo y unificador. Una alianza Hamon-Mélenchon parece hoy día improbable. Aunque sería la única manera para tener un candidato de izquierdas en la segunda vuelta.
  4. La presencia de un candidato atípico: Macron es un candidato sin partido, de ideología voluntariamente ambigua (de derechas y de izquierdas), sin un programa bien definido, pero respaldado por buena parte de los poderes económicos, y en especial financieros, del país.

Las encuestas

Los últimos sondeos (BVA Salesforce del sábado pasado) sugieren que Jean-Luc Mélenchon ya le pisa los talones a François Fillon, disputándose un 19% de intención de voto en la primera vuelta, reduciendo así su distancia con Emmanuel Macron y Marine Le Pen, que aunque siguen siendo los claros vencedores, han bajado un poco las últimas semanas (ambos alrededor del 23% en intención de voto actualmente).

 

Mélenchon parece estar “robándole” votos al socialista Hamon, que se ha quedado en el  8,5% de intención de voto.

El soberanista Nicolas Dupont-Aignan se queda con un 3,5% y el troskista Philippe Poutou con un 1,5% y el resto de candidatos minoritarios rondan entre el 0% à 1%. El 9% de los entrevistados no han querido dar a conocer su intención de voto. Todo esto con un margen de error de 1,4 a 3,1 puntos.

 

Teniendo en cuenta esta situación, hemos analizado las campañas y programas de los principales candidatos. Como no queremos que te duermas o que huyas despavorido, vamos a hablarte de un solo candidato cada vez. Y puesto que está dominando totalmente la situación, qué mejor que empezar con

Marine Le Pen

Presidenta del Frente Nacional (extrema derecha francesa) desde 2011, los sondeos la sitúan casi siempre en primer lugar para la segunda vuelta. Ha hecho un gran esfuerzo para desdemonizar a su partido, incluyendo el detalle de la expulsión de su padre del mismo.

La presentación del programa

Bajo un nuevo eslogan, “Au nom du peuple” (en nombre del pueblo), el programa del Front National nos propone “144 compromisos presidenciales”. O más bien, nos lo propone la mismísima Marine,  ya que en la portada no aparece ni nombre del partido, sino Marine 2017.

Comienza con una página encabezada en negrita con «Mi compromiso es poner en orden Francia en 5 años», y siempre en primera persona, junto a una foto (según varios comentaristas, similar a la de las revistas femeninas), plantea que el documento en cuestión lo lanza para que se la pueda controlar durante su gobierno y que sus acciones estarán dirigidas a devolver la libertad a Francia y la palabra al pueblo. Define la situación francesa señalando que en los últimos años las clases medias y populares se han empobrecido por culpa de las políticas sociales y fiscales, que han enriquecido a las multinacionales y han dilapidado dinero con la inmigración. Frente a ello, propone devolverles el dinero y generar una revolución democrática, para que las decisiones sean tomadas por los ciudadanos y controladas por ellos. Los otros candidatos habrían adoptado la postura a) mundialista y ella encarna la b) opción patriótica.

Los 144 compromisos

Los compromisos están divididos en 7 grupos: I. Francia libre (1-11), II. Francia segura (12-33), III. Francia próspera (34-64), IV. Francia justa (65-90), V. Francia orgullosa (91-117), VI. Francia, una potencia (118-124), VI. Francia sostenible (124-144).

I. Francia libre

  • Volver a la soberanía nacional y avanzar hacia una Europa de naciones independientes.
  • Referéndum Franxit.
  • Referéndum reforma constitucional.
  • Crear sistema de Iniciativas Legislativas Populares con al menos 500 mil firmas.
  • Garantizar las libertades digitales reforzando la lucha contra la pedofilia y el ciberyijadismo.
  • Defender los derechos de la mujer y luchar contra el islamismo.
  • Instaurar sistema de libertad sindical que acabe con el monopolio de la representatividad y moralizar la vida sindical.

II. Francia segura

  • Rearmar a la policía.
  • Liberar a la policía de gestiones administrativas.
  • Plan de desarme de los barrios periféricos y las zonas a las que el derecho no llega.
  • Restaurar la cadena perpetua.
  • Restablecer la expulsión automática de delincuentes extranjeros.
  • Salir del espacio Schengen.
  • Suprimir el ius solis.
  • Reducir la inmigración legal a 10.000
  • Prohibir organismos vinculados a los fundamentalismos.
  • Pérdida de nacionalidad a quienes cometan atentados.
  • Restablecer la indignidad nacional.

III. Francia próspera

  • Patriotismo económico.
  • Jubilación a los 60 con 40 años cotizados.
  • Retirada ley del trabajo (El Khomri).
  • Revalorizar la pensión mínima ASPA.
  • Prima de poder adquisitivo para las rentas y jubilaciones más bajas.
  • Bajar el precio de la electricidad un 5 por ciento.
  • 35 horas y negociables hasta 39.
  • Mantener hospitales.

IV. Francia justa

  • No subir el IVA.
  • Bajar el IRPF a las rentas más bajas.
  • Luchar contra la evasión fiscal.
  • Privar el acceso a los mercados públicos a las empresas que practiquen evasión fiscal.
  • Revalorizar el trabajo manual.
  • Preservar el estatus de función pública y a los funcionarios.

V. Francia orgullosa de sí misma

  • Defender la identidad nacional, inscribir su defensa en la Constitución.
  • Promover laicidad contra el comunitarismo.

VI. Francia poderosa

  • Salir de la OTAN.
  • Aumentar el presupuesto de Defensa el 2 por ciento intentando llegar hasta el 3.

VII. Francia sostenible

  • Patriotismo económico para la agricultura.
  • Transformar la PAC.
  • No firmar TAFTA, CEFTA y otros. Priorizar los circuitos cortos de producción.
  • Desarrollar filiares de energías renovables.
  • Mantener y renovar el parque de energía nuclear.
  • Proteger los derechos de los animales.
  • Garantizar la igualdad de los territorios.
  • Reducir los gastos para el acceso al alojamiento de las familias y los jóvenes.
  • Reservar a los franceses las atribuciones de alojamiento social.

El documento acaba escrito a mano y firmado, supuestamente por Marine Le Pen: “Este proyecto lo pondré en marcha en nombre del pueblo y para que ¡Viva Francia!”

Articulación del enemigo durante la campaña

  • La candidata asistió al parisino Salón de la Agricultura, donde tuvo una buena acogida, según Libération. En ese contexto propuso que se afrancesen las ayudas agrícolas.
  • Su estrategia se ha fundado en la articulación del enemigo, que ella identifica con lo que denomina el “sistema”. Este argumento le sirve para defenderse de su posible pronta imputación por el caso de los empleos ficticios, de la cual culpa al sistema. En una entrevista en BFMTV de la semana del 28 de febrero al 5 de marzo, se defendió de las acusaciones señalando que el caso por el que se la puede juzgar tiene un “tufo a persecución” y que proviene de algo que pasó hace mucho.
  • En la misma entrevista, acusó al grupo editorial de la cadena BFMTV y a uno de sus accionistas, Patrick Drahi (millonario franco-israelí) de apoyar a Macron. A este respecto, señaló que Macron es un candidato fabricado por el sistema y protegido por los periodistas.
  • También se refirió al posible reemplazo de Juppé por Fillon como candidato de Les Républicains como “una total ausencia de respeto para con el proceso democrático” por el que Fillon llegó a ser candidato. En relación con la manifestación convocada por Fillon para protestar por su imputación la valora positivamente, en la medida en que entiende que “estamos en un país que ha dado lecciones de democracia al resto del mundo. Por lo que no veo ningún argumento en contra de que un candidato a presidente convoque una manifestación”.

Con todo esto, Marine Le Pen, “en nombre del pueblo”, parece haber encontrado la fórmula para atraer a electores de distintas clases sociales, uniéndolos bajo términos como pueblo, nación o estado, que siempre han tenido tanto tirón en el imaginario francés.

Anuncios
Tagged with: , , ,
Publicado en Elecciones Francesas 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: